reconoce sus orígenes

imagén: Sam Island/NYTIMES

La otra gran exportación de China: la contaminación

Si China realmente quiere ser un líder climático necesita abordar su huella climática global, no sólo la contaminación dentro de sus fronteras

- Por Leila Salazar-López y Paulina Garzón

Publicado: 2017-07-24

Mientras que el presidente Trump reduce las protecciones ambientales y anuncia la retirada de los Estados Unidos del acuerdo climático de París, China está tratando de posicionarse como líder climático mundial, comprometiéndose a cooperar con otros países para construir una "eco-civilización". Estableció la granja de paneles solares más grande del mundo, planea cerrar más de 100 centrales eléctricas a carbón y se ha comprometido a gastar al menos 361.000 millones de dólares en energía renovable para 2020.

Todo esto es loable y muy necesario. Pero si China realmente quiere ser un líder climático necesita abordar su huella climática global, no sólo la contaminación dentro de sus fronteras

Los préstamos de China en los países de América Latina y el Caribe son un ejemplo revelador de cómo el país ha externalizado sus emisiones.

El Banco Chino de Desarrollo y el Banco de Exportación e Importación de China entregaron más de $ 141,000 millones en compromisos de préstamos a América Latina y el Caribe de 2005 a 2016, superando con creces los préstamos de los bancos multilaterales a la región. Estos préstamos se han dirigido principalmente a proyectos con efectos ambientales significativos como perforación de petróleo, minería del carbón, construcción de presas hidroeléctricas y construcción de carreteras. Más de la mitad de todos los préstamos del sector público de China a América Latina, unos 17.200 millones de dólares en 2017, se destinaron a la industria de combustibles fósiles.

La inversión directa china en América Latina sigue un patrón similar: se invirtieron 113.600 millones de dólares de 2001 a 2016, de los cuales el 65 por ciento se destinó a transacciones orientadas a productos básicos.

Muchos de los proyectos de extracción se encuentran en áreas, como la selva amazónica, que deben ser preservadas para combatir el cambio climático. El Amazonas es el sumidero de carbono terrestre más grande del mundo y juega un papel crítico en la regulación del clima global. La expansión de la producción de combustibles fósiles en esta región produce más emisiones y deforestación.

El dinero chino está alimentando el crecimiento de las industrias de combustibles fósiles en lugares como la Reserva de la Biosfera Yasuní en la Amazonía ecuatoriana, que se cree es el lugar más biodiverso del mundo y el hogar de los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario. Algunos de los 17.400 millones de dólares en financiamiento otorgado por China al Ecuador desde 2010 se destinaron a acuerdos de petróleo por préstamo, Lo que significa que deben pagarse a través de la venta de petróleo o combustible - y casi todas las reservas de Ecuador se encuentran en la selva amazónica.

Mientras tanto, la inversión china en proyectos de energía sostenible en Ecuador es escasa.

En la Amazonia brasileña, China ha comprometido fondos significativos, a través del desarrollo de financiamiento y la inversión directa de empresas estatales, para los esfuerzos del gobierno brasileño por construir un nuevo corredor de commodities a través de la cuenca del Amazonas, facilitando la expansión del agronegocio industria, en la remota, prístina selva tropical.

Este tipo de inversión en Brasil también fortalece el poderoso lobby de agronegocios del país, conocido como los ruralistas.La administración del presidente Michel Temer ha avanzado en su objetivo al eliminar las salvaguardas ambientales, dando el visto bueno para proyectos de energía aún más contaminante en lugares como el Amazonas.

Otro ejemplo proviene de la Patagonia, hogar de los mayores campos de hielo en el hemisferio sur fuera de la Antártida. La firma china Gezhouba está llevando a cabo la construcción de un complejo de represas hidroeléctricas de 4.700 millones de dólares con financiamiento del Banco de Desarrollo de China, el Banco de China y el Banco Industrial y Comercial de China. Las presas pueden dañar los glaciares en el Parque Nacional Los Glaciares de Argentina, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

China está empeorando la crisis climática con su financiación en otros lugares también. Desde 2000 a 2015 de China extendió $ 94,4 mil millones en préstamos a África, alimentando las industrias extractivas como petróleo, minerales y madera; las carreteras y puertos para poner la materia prima en el mercado; y energía sucia como grandes represas y centrales eléctricas. Beijing está construyendo y financiando unas 50 nuevas plantas de carbón en África.

China ha comenzado a considerar un camino diferente en sus políticas ambientales y sociales en el extranjero - al menos en el papel. En 2012, el gobierno aprobó la Directiva de Crédito Verde, que requiere que los bancos chinos "identifiquen, midan, monitoreen y controlen los riesgos ambientales y sociales asociados a sus actividades crediticias" y recomienda que los fondos sean suspendidos o terminados cuando “serios riesgos o peligros sean identifidados” Si bien estas directrices son raramente seguidas, muestran que existe preocupación de sus líderes por el impacto ambiental y social de las inversiones del país en el exterior.

Esta preocupación está bien posicionada. En Nicaragua, Ecuador y Perú, las protestas de la comunidad contra las operaciones chinas han llevado a los asesinatos de residentes locales, la imposición de estados de emergencia y acciones legales contra compañías chinas.

China debe abordar sus proyectos internacionales con la misma preocupación por el medio ambiente que está iniciando a mostrar en casa. Beijin debe abstenerse de apoyar la extracción en áreas de importancia ecológica global, y en su lugar invertir fuertemente en proyectos de energía limpia y renovable. Los grupos de la sociedad civil deben mantener la presión y los gobiernos de los países en desarrollo deben incorporar estas directrices en los acuerdos bilaterales y en los contratos de proyectos.

Continuar la búsqueda del desarrollo de combustibles fósiles es una propuesta perdedora ante los bajos precios del petróleo, la creciente competencia de las energías renovables y el imperativo científico de dejar el 80 por ciento de las reservas de combustibles fósiles conocidas en el subsuelo para evitar un catastrófico aumento de dos grados celsius en las temperaturas globales.

Un verdadero líder climático invertiría en la preservación de áreas de importancia ecológica global en lugar de destruirlas.

-----------

Paulina Garzón es directora de la Iniciativa de Inversiones Sostenibles China - América Latina. Leila Salazar-López es la directora ejecutiva de Amazon Watch. Traducción del artículo publicado en el The New York Times el 21 de julio de 2017: https://www.nytimes.com/2017/07/21/opinion/china-climate-pollution-global-warming.html?emc=eta1


Escrito por

Amazon Watch

Amazon Watch acompaña a pueblos amazónicos en la reivindicación de sus derechos colectivos y territoriales.


Publicado en

amazonwatch

Amazon Watch acompaña a pueblos amazónicos mientras reivindican sus derechos colectivos y territoriales contra intereses transnacionales.